Tag Archives: la muerte

La muerte y el túnel de luz | TerapiaDirecta Blog

Cuando usted abre la cortina de todas las ilusiones, lo que se encuentra es bastante absurdo.

Es tan absurdo, tan lejos de lo que percibimos como la realidad, que no mucha gente lo creería. Está más allá de la ciencia ficción.

“La verdad es paradójica en la medida de ser exactamente contraria  a la percepción habitual”.
Georges Bataille

Considere lo que realmente hay detrás de esa cortina.

Detrás de las fachadas que percibimos, hay verdades que son contrarias a las realidades percibidas. No es lo que pensamos que es. Hemos estado atrapados, hemos sido esclavizados durante miles de años, sin siquiera darnos cuenta. Estamos en un laberinto de ilusiones, con porteros a cada paso.

En algún momento, hace mucho tiempo en la prehistoria, demiurgos interdimensionales vinieron a la Tierra para saquearla. Esclavizaron a la humanidad y se proclamaron a sí mismos como Dios Todopoderoso, el creador.

Los gnósticos los llamaban los Arcontes …

Son los depredadores, que nos mantienen como su manada, al igual que nosotros mantenemos a los animales de granja. Somos su comida. Hemos estado bajo su control durante miles de años.

Los mismos dioses a los que oramos buscando esperanza y salvación, son precisamente los culpables que se aprovechan de nosotros. Ellos son nuestros guardianes, y nos esclavizan, y sin embargo, nosotros estamos convencidos de que ellos son nuestro creador y salvador.

¿No es eso irónico? Sí, todo parece bastante absurdo. No es para nada lo que parece.

Todo esto ha sido registrado en antiguas leyendas, escritos, historias y registros religiosos y culturales.

No es sólo una historia salvaje conjurada por alguna persona con una imaginación creativa. La realidad es realmente más extraña que la ciencia ficción. Puedo entender por qué no demasiadas personas quieren saber la realidad.

David Icke ha hablado extensamente sobre esto, así como Michael Tsarion y muchos otros.

Escribo mucho sobre la Matrix y el despertar de ella. Al irse levantando los nebulosos velos de la ilusión, la realidad se hace más visible. Pero la Matrix es de gran alcance.

Más allá de la Matrix de la tierra está la Matrix Cósmica, que es bastante amplia desde nuestra perspectiva. Hay capas, o dimensiones de la Matrix cósmica, a medida que se extiende a través de las ocho dimensiones del cosmos.

Dentro de la matrix cósmica hay muchas falsas construcciones de luz, cada una creada por un demiurgo, un dios impostor.

Cada construcción de falsa luz puede extenderse a través de ocho dimensiones, y también son muy amplias en tamaño, cada una de ellas podría parecer tan grande como un universo, y sin embargo, son sólo una pequeña fracción de todo el universo. Pero cuando estás dentro de ellas, parecen que lo abarcan todo. Es sólo otro truco ilusorio.

Muchos de estos falsos reinos de luz se extienden sobre nuestro planeta, a través de las mentes programadas de las personas.

Por ejemplo, Jehová es un dios impostor que ha creado su propia Matrix de luz falsa. Su reino se extiende a través de todas las dimensiones cósmicas y es vasto en su alcance.

Aparece en nuestro planeta a través de las mentes de los seguidores de Jehová, ya que están programados para creer en su doctrina, donde luego perciben un mundo teñido por esas creencias.

 

 

Hay muchas religiones en este planeta, y doctrinas de la nueva era, así que tenemos muchos falsos reinos de luz existentes aquí de forma simultánea, cada uno generado a través de las mentes programadas de sus seguidores.

Usted puede tener una habitación llena de hindúes, budistas, musulmanes, cristianos, judíos, etc., y cada uno de los falsos reinos de luz existe dentro de la misma habitación, cada uno dentro de las mentes programadas de los seguidores.

Cada persona, a través de su mente programada, percibe la realidad a través de los filtros de sus creencias, y por lo tanto coloca una superposición de las ilusiones de la Matrix de la falsa luz sobre la verdad. Cada uno de estos reinos de luz falsa tiene muchos niveles de sus cielos.

En los Puranas, hay muchas descripciones de los reinos de los dioses y diosas hindúes.

También hay descripciones de las siete capas de los reinos de los demonios. Estos son los “cielos”. Por lo que he reunido, parece que hay muchos demiurgos, cada uno con su propio reino de falsa luz, y todos están bajo un mismo paraguas.

George Kavassilas describe de sus viajes, que todos están bajo Jehová.

Lo que he descrito hasta ahora es la etapa en la que se perpetró un crimen muy atroz sobre la humanidad. Usted ve, no es suficiente para ellos simplemente esclavizarnos y alimentarse de nosotros en esta vida. Estamos atrapados en su red.

Se llama la rueda del Samsara

En Reencarnación es Esclavitud, se explicó cómo las almas son recicladas en nuevos cuerpos en la Matrix.

“Así que la siguiente pregunta es: ¿Qué sucede cuando morimos?

Cuando morimos, entramos en la Matrix cósmica, otra construcción de falsa luz que llamamos cielo. Nuestras almas están atrapadas dentro de esta prisión de los dioses. Después de algún tiempo en los falsos cielos, volvemos de nuevo al mismo ciclo.

Esto se conoce como la rueda del samsara, el ciclo de nacimiento y muerte”.

Lo que las religiones y la New Age llaman cielo son todas construcciones de falsa luz, donde a las almas se les da una repetición del dolor y el sufrimiento infligido sobre ellos en sus encarnaciones terrenales; dolor infligido por el mismo Dios al que rezan.

Sin embargo, incluso en el “cielo” las almas todavía sirven de alimento.

Luego son reciclados en otro cuerpo en la Matriz, con una corta duración de la vida; demasiado corta para ser capaz de encontrar la manera de salir del laberinto. Hay porteros en todas partes. Esta es la situación de la humanidad.

Este pequeño video da una idea de la realidad a la que uno se enfrenta a la muerte.

 

 

Este es el gran truco final…

No importa lo que hagas o creas aquí en su cuerpo terrenal, en el momento de la muerte, que todavía son engañados de nuevo. Somos engañados para entrar en los cielos para ser reciclados. Cuando uno primero deja su cuerpo mortal, uno está bastante desorientado.

Se pudiera encontrar ángeles o seres queridos que instarán al alma recién salida a seguirlos. O puede encontrar un túnel que conduce a una luz.

Es instado a ascender el túnel, donde es recibido por ángeles, guías, seres queridos, etc. El alma recién salida cree que está en un verdadero paraíso. Pero todos estos ángeles, seres queridos, etc. no son en realidad quienes pretenden ser.

Val Valerian es un seudónimo de un ex agente de la CIA que escribió libros sobre la Matrix una década antes de la película.

Él escribe:

“Son ellos [los alienígenas grises] a la espera de la luz cuando un ser humano muere. El ser humano es luego reciclado a otro cuerpo y el proceso comienza de nuevo…

De ahí la Luz y Túnel en trampa mortal. Escaneando a alguien que desean reciclar, al acercarse a la muerte, los alienígenas descubren quién era la persona que era cercana a ellos que ya ha muerto. Proyectan la imagen de la persona (s) en el túnel de luz blanca y las ondas de la imagen lo conducen a lo profundo.

Si uno ELIGE seguir, puede ser atrapado y enviado a otra encarnación de su elección… estas entidades ven la Tierra como una gran granja. 

“Val Valerian

Matrix II y Matrix V

En Matrix V, Valerian escribe:

“Esto demuestra que el Imperio tiene una comprensión del espíritu, pero intenta acortar esto. La luz y la trampa del túnel es un dispositivo relativamente nuevo, pero es uno que fallará, y ellos ahora ya saben esto.

‘Ve hacia la Luz’ dicen aquellos que han tenido experiencias cercanas a la muerte. Son los vendedores elegidos para anunciar esta aventura alienígena. NUNCA entre en esa luz. Vaya hacia arriba, a la izquierda, izquierda, atrás, derecha, a cualquier lugar, menos allí.

La exposición a los medios de comunicación de la trampa de la Luz y de el túnel (vista en la película ‘Ghost’, donde el héroe entra voluntariamente en la trampa brillante) es tratar de hacer que la gente crea que llega a su destino.

Estoy de acuerdo con lo que él ha descrito. Somos reciclados una y otra vez hasta que nos liberemos.

La luz y el túnel en el momento de la muerte son trampas. La mala pasada final. Hay tantos libros escritos acerca de la experiencia de la muerte, ECM, personas que se comunican desde el cielo, yendo hacia la luz, etc.

Todos ellos hablan de ir hacia la luz como la puerta de entrada al cielo. No es más que una jaula más grande, con más juguetes.

Una vez más, estos libros están allí para conducirlo por mal camino, al igual que el camarero Andrea, en la novela Monte Python’s The Meaning of Life.

Lo que describen es el reposo entre los cuerpos, donde poco se dan cuenta, que todavía son alimento. Es la energía de las almas capturadas en el cielo las que ayudan a crear el falso constructo de luz celestial. El dios mandamás también se alimenta de las almas capturadas para satisfacer sus adicciones.

¡Caramba! Esto realmente es una mala pasada…

Casi todo el mundo da por hecho que se supone que deben pasar por el túnel de luz en el momento de la muerte. Todo el mundo asume que los seres queridos y los ángeles que nos reciben son genuinos.

Todo el mundo asume eso en el momento de la muerte, que Dios nos reclama a su morada… bueno, él lo hace. Es solo que no es el dios que usted esperaba. Todo el mundo asume que después de la muerte, que están libres de la esclavitud. Estoy feliz de hacer un agujero en esa gran ilusión.

Bienvenidos a la Matrix Cósmica. La madriguera del conejo se hace cada vez más profunda.

Entonces, ¿qué es lo que uno está supuesto a hacer después de la muerte? Bueno, no puedo decir con certeza. Yo no iría a ningún túnel o luces. Y si los ángeles y seres queridos vinieron, cortésmente les daría las gracias por la invitación, pero la declinaría. 

En la única luz en la que usted debe estar interesado es la luz que brilla desde su mas profunda alma.

Siga esa luz, la luz de su propio Ser, internamente profunda. Estoy seguro de que encontrará llegar a destino.

 

 

Se dice que Jesús, tras su resurrecciónabrió las puertas del cielo, que habían estado cerradas desde los tiempos de Adán.

Adán fue el primer fruto de la ingeniería genética hecha al hombre hace mucho tiempo por los dioses. En este tiempo fue establecida la Matrix, y hemos estado atrapados aquí desde entonces. Si Jesús re-abrió las puertas a la libertad, al verdadero cielo, si él rompió los túneles que conducen a los falsos cielos, entonces los sacerdotes cerraron las puertas poco después de que él se fue.

Jesús comentó en el Evangelio de Judas, que el dios Jehová que sus discípulos adoraron, no era su dios; que su dios estaba dentro. Tal vez Jesús enseñó el camino de la verdad, pero entonces todas sus enseñanzas fueron corrompidas por los sacerdotes.

Traigo esto a colación, porque tengo un sentimiento optimista acerca de todo esto.

Me doy cuenta de que hay grandes grupos de personas que son algo conscientes de esta agenda alienígena, como vemos los tamaños de las audiencias de David Icke, Michael Tsarion, George Kavassilas y otros que han estado exponiendo las verdades de las influencias alienígenas en nuestro planeta .

Cuando David Icke empezó a hablar de extraterrestres y linajes, la gente pensó que estaba loco. Sin embargo, ahora, menos que 20 años más tarde, está siendo ampliamente aceptado por muchas personas. Cada vez más verdades están siendo reveladas.

Sin embargo, yo no veo a nadie hablar de las luces y del túnel en el momento de la muerte, o el hecho de que somos reciclados en esta prisión. Lo abordé el verano pasado en La Reencarnación es Esclavitud, y probablemente lo mencioné en otro lado.

Pero en lo escrito por Val Valerian es la primera vez que veo a otros hablando de este gran sucio truco.

Val Valerian escribe:

“La trampa de la Luz y el Túnel es relativamente un nuevo dispositivo, pero uno que va a fallar y ahora ellos lo saben.”

¿Podría ser que si suficientes personas pueden despertar a este gran engaño, entonces su dispositivo para las almas de reciclaje va a fallar? Tal vez el dispositivo se está rompiendo debido a sus propias debilidades, u otros factores.

¿Podrían las puertas a la libertad estarse abriendo? Si es así, yo correría a la apertura.

Así que a pesar de este sucio engaño, me siento optimista de que podría ser el momento para que esto colapse.

Espero que sí, porque el mundo exterior parece estar dirigiéndose hacia una fuerte turbulencia, con mucha basura volando. Lo que está sucediendo, por lo menos ahora sabemos es que que no hay que ir hacia la luz o el túnel.

Pase la voz…

 

Fuente: bibliotecapleyades.net

 

“Sí, hay vida después de la muerte, lo he comprobado”

“He estado sumido en un profundo coma durante una semana en el que viajé a otra dimensión del universo; una dimensión que nunca antes pude llegar

https://www.ecestaticos.com/imagestatic/clipping/b2e/1aa/b2e1aa7eb887fe0d5b3ac4970e752e42/si-hay-vida-despues-de-la-muerte-lo-he-comprobado.jpg?mtime=1416747455

“He estado sumido en un profundo coma durante una semana en el que viajé a otra dimensión del universo; una dimensión que nunca antes pude llegar a soñar que existiese”.

Así arranca el neurocirujano de la Universidad de Harvard, Eben Alexander, su relato en primera persona sobre la vida después de la muerte, una experiencia que le ha hecho creer en la vida eterna y que recogerá próximamente en un libro titulado Proof of Heaven: A Neurosurgeon’s Journey into the Afterlife (La prueba del cielo: el viaje de un neurocirujano a la vida después de la muerte).

A pesar de que el libro no saldrá a la luz hasta el próximo martes 23 de octubre, las tesis de Alexander han generado una intensa polémica en Estados Unidos después de que la revista Newsweek publicase varios extractos del texto.

El neurocirujano asegura que antes de vivir esta experiencia había estado bastante alejado de la Iglesia y no creía en la vida más allá de la muerte, pero ahora dice contar con la prueba irrefutable de que estaba equivocado.

Precisamente, el debate abierto en torno al relato del médico norteamericano se centra en si una experiencia personal puede ser una prueba científica o no. Para el mayor experto mundial en estos temas, el psiquiatra y filósofo Raymond Moody, no hay duda: “El doctor Eben Alexander es la prueba viviente de que existe vida después de la muerte.

Es el caso más asombroso sobre experiencias cercanas a la muerte que he escuchado desde hace más de cuatro décadas estudiando estos fenómenos”.

https://www.elconfidencial.com/fotos/noticias_2011/2012101584newsweek-int.jpg

Se reaviva el debate sobre la vida eterna en la comunidad científica

La discusión sobre este tema está adquiriendo un creciente auge en el país norteamericano, sobre todo, después de que la prestigiosa fundación John Templeton donase cinco millones de dólares al profesor de filosofía de la Universidad de Riverside John Martin Fischer para que estudiase en profundidad las experiencias al borde de la muerte.

Es lo que se ha dado en llamar el Proyecto Inmortalidad. Muchas investigaciones de diferentes ámbitos han intentando con anterioridad abordar este tema. Uno de los estudios previos más importantes se recoge en el ensayo Experiencias cercanas a la muerte entre la ciencia y prejuicio, en el que sus autores, dos profesores italianos de la Universidad de Padua, señalan que cualquier interpretación reduccionista de este tipo de fenómenos suele encontrarse equivocada, ya que las sucesivas investigaciones han demostrado hechos muy diferentes entre sí.

La ortodoxia médica suele explicar estos casos como meras alucinaciones causadas por la anoxia (carencia de oxígeno)

Los ecos de este debate ya han llegado a Europa de la mano del cardiólogo Pim van Lommel, quien se dedica a investigar experiencias cercanas a la muerte (ECM).

“Las han vivido miles de personas, pero no todas las explican por temor a ser tachadas de lunáticas o porque creen que las causan la medicación o la enfermedad. No todos experimentan lo mismo, pero sí citan algunas experiencias recurrentes que coinciden en un cruce espacio-temporal”, explicaba el médico en una entrevista concedida recientemente.

El cirujano norteamericano sí es de los que cuentan su “visita al cielo” con todo lujo de detalles, “una aventura que comenzó en un lugar espacial, más alto que las nubes. Allí había criaturas muy diferentes a las que hay en la tierra, pájaros y ángeles que, sencillamente, eran formas superiores”.

Alexander compara los fuertes sonidos que emitían estas criaturas con “unos cantos gloriosos, que más tarde entendí como gritos de alegría”.

Su viaje se produjo rodeado de millones de mariposas y una mujer, al modo de un ángel de la guarda, que le repitió tres mensajes concretos en un idioma desconocido pero entendible para el neurocirujano en aquellos momentos: “Sois amados y respetados, os querremos para siempre”, “no tienes nada que temer” y “no hay nada por lo que puedas hacer el mal”.

Esta mujer también le prometió que le enseñaría muchas cosas de ese nuevo mundo, pero que inevitablemente debía volver a la tierra.

Del esoterismo a la física cuántica

“Sé que esto es tan extraordinario como increíble. Otros médicos me dicen que todo es cosa de mi mente, pero está lejos de ser una alucinación porque fue tan real o más que cualquier otro acontecimiento vital anterior”, asegura Alexander. La ortodoxia médica suele explicar estos casos como meras alucinaciones causadas por la anoxia (carencia de oxígeno).

Una tesis que el experto en EDM, Pim van Lommel, pone en entredicho porque “si la causa fuera la anoxia, todos los que vuelven a la vida tras estar cerca de la muerte tendrían ECM porque todos la sufren, pero en cambio, sólo el 18% tiene esas experiencias”.

Nuestra muerte sólo es un cambio de conciencia, una transición

Unas experiencias que suelen cambiar por completo la filosofía de vida de sus protagonistas. “Antes de mi experiencia era muy escéptico con las experiencias cercanas a la muerte. Hoy en día sé que son una realidad.

Durante toda mi carrera de más de 30 años fui defensor, al igual que la mayoría de mis compañeros, de que el cerebro genera conciencia y de que vivimos en un universo desprovisto de cualquier tipo de emoción.

Sin embargo, lo que me ha ocurrido cambió todas mis creencias y teorías, por lo que tengo la intención de pasar el resto de mi vida investigando la verdadera naturaleza de la conciencia”, añade el neurocirujano. Una postura que cada vez adoptan más investigadores médicos.

Van Lommel ha llegado a la conclusión, después de analizar a cientos de pacientes con ECM, de que la conciencia “no es más que un retransmisor para esta dimensión de nuestro ser en varias. Es como una radio que, mientras vivimos aquí, sintoniza con este universo”.

Nuestra muerte, añade el investigador sólo es un cambio de conciencia, una transición porque “morimos en una dimensión para pasar a otras”.

Una teoría alejada del misticismo que el cardiólogo “no creyente” defiende en términos de física cuántica.

El caso del médico Eben Alexander no es un hecho aislado. Cada vez son más los científicos que apoyan las teorías sobre las experiencias cercanas a la muerte basadas en el acceso del ser a otro tipo de dimensiones, además de los testimonios de miles de personas con ECM. El debate no ha hecho más que empezar. 

 

Fuente: elconfidencial.com

Cómo cambia la vida tras la muerte de los padres

Después de la muerte de los padres, la vida cambia mucho. O quizás, muchísimo. Enfrentar la orfandad, incluso para personas adultas, es una experiencia sobrecogedora. En el fondo de todas las personas siempre sigue viviendo ese niño que siempre puede acudir a la madre o al padre para sentirse protegido. Pero cuando se van, esa opción desaparece para siempre.

Vas a dejar de verlos, no una semana, ni un mes, sino el resto de la vida. Los padres fueron las personas que nos trajeron al mundo y con quienes se compartiste lo más íntimo y frágil. Ya no estarán aquellos seres por los que, en gran medida, llegamos a ser lo que somos.

“Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre” -Gabriel García Márquez-

3345271_M

La muerte: de hablar de ella a vivirla, un gran abismo…

Nunca estamos del todo preparados para enfrentar la muerte, más aún si se trata de la de uno de nuestros padres. Es una gran adversidad que difícilmente se llega a superar totalmente. Normalmente lo máximo que se consigue es a asumirla y a convivir con ella. Para superarla, al menos en teoría, tendríamos que entenderla y la muerte, en sentido estricto, es del todo incomprensible. Es uno de los grandes misterios de la existencia: quizás el más grande.
Obviamente, el modo en el que integremos las pérdidas va a tener mucho que ver con la manera en la que se hayan producido. Una muerte de las llamadas “por causas naturales” es dolorosa, pero lo es más un accidente o un asesinato. Si la muerte fue precedida por una larga enfermedad, la situación es muy distinta a cuando se produjo de manera súbita.

También incide la diferencia en tiempo entre la muerte del uno y el otro: si media poco tiempo, el duelo será más complejo. Si, en cambio, el lapso es más extenso, seguramente estaremos un poco mejor preparados para aceptarlo

Realmente no solo se va un cuerpo, sino todo un universo. Un mundo hecho de palabras, de caricias, de gestos. Inclusive, de reiterativos consejos que a veces hartaban un poco y de“manías” que nos hacían sonreír o frotarnos la cabeza porque les reconocemos en ellas. Ahora comienzan a extrañarse de un modo inverosímil.
La muerte no avisa. Puede presumirse, pero nunca anuncia exactamente cuándo va a llegar. Todo se sintetiza en un instante y ese instante es categórico y determinante: irreversible. Tantas experiencias vividas al lado de ellos, buenas y malas, se estremecen de repente y quedan sumidas en recuerdos. El ciclo se cumplió y es momento de decir adiós.

“Lo que está, sin estar…”

Pensamos, por lo general, que nunca va a llegar ese día, hasta que llega y se hace real. Nos quedamos en shock y solamente vemos una caja, con un cuerpo rígido y quieto, que no habla ni se mueve. Que está ahí, sin estar ahí…
Porque con la muerte comienzan a entenderse muchos aspectos de las vidas de las personas fallecidas. Aparece una comprensión más profunda. Quizás, el hecho de no tener presente a las personas queridas suscita en nosotros el entendimiento sobre el porqué de muchas actitudes hasta entonces incomprensibles, contradictorias o incluso repulsivas.
Por eso, la muerte puede traer consigo un sentimiento de culpa frente a quien murió. Es necesario luchar contra ese sentimiento, ya que no aporta nada, sino hundirte más en la tristeza, sin poder remediar nada ¿Para qué culparse si uno cometió errores? Somos seres humanos y acompañando a esa despedida tiene que existir un perdón: del que se va hacia el que se queda o del que se queda hacia el que se marcha.

Disfrútalos mientras puedas: no van a estar para siempre…

Cuando mueren los padres, con independencia de la edad, las personas suelen experimentar un sentimiento de abandono. Es una muerte diferente a las demás. A su vez, algunas personas se niegan a darle la importancia que el hecho se merece, como mecanismo de defensa, en forma de una negación encubierta. Pero esos duelos no resueltos retornan en forma de enfermedad, de fatiga, de irritabilidad o síntomas de depresión.

Los padres son el primer amor

No importa cuántos conflictos o diferencias se haya tenido con ellos: son seres únicos e irreemplazables en el mundo emocional. Aunque seamos autónomos e independientes, aunque nuestra relación con ellos haya sido tortuosa. Cuando ya no están, se experimenta su falta como un “nunca más” para una forma de protección y de apoyo que, de uno u otro modo, siempre estuvo ahí.
De hecho, quienes no conocieron a sus padres, o se alejaron de ellos a temprana edad, suelen cargar toda su vida con esas ausencias como un lastre. Una ausencia que es presencia: queda en el corazón un lugar que siempre los reclama.
De cualquier modo, una de las grandes pérdidas en la vida es la de los padres. Puede ser difícil de superar si hubo injusticia o negligencia en el trato hacia ellos. Por eso, mientras estén vivos, es importante hacer conciencia de que los padres no van a estar ahí para siempre. De que son, genética y psicológicamente, la realidad que nos dio origen. Que son únicos y que la vida cambiará para siempre cuando se vayan.

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

​¿Cómo prepararse para la muerte? | TerapiaDirecta Blog

TerapiaDriecta Blog

“Si ustedes estuviesen enfermos con solo unos meses de vida, ¿querrían saberlo?”, fue la pregunta que en medio de un asado nos planteó un amigo doctor y que abrió una gran discusión frente al tema.

Su razón era el que él se había tenido que enfrentar a la no grata tarea de informar a los pacientes la condición en que estaban y sentía algo de incomodidad aun con el tema, después de todo, la muerte es algo de lo que poco hablamos en la sociedad occidental de hoy.

La respuesta de la mayoría fue que nos gustaría que nos informaran, para así poder usar el tiempo en ordenar los asuntos pendientes y aprovechar lo que nos quedara de vida antes de partir, una respuesta que según el resto de los doctores en el grupo era algo bastante común y algo que la mayoría de los enfermos realmente terminaba haciendo.

La muerte

La muerte es algo que todos, sin excepción en algún momento enfrentaremos.

Es casi seguro que si hiciéramos una encuesta, más del 95 por ciento de las personas dirían que no quieren morir, al menos no ahora, algo a lo que incluso adherirían los más religiosos que creen en una vida eterna. Sin embargo la muerte es algo que todos, sin excepción en algún momento enfrentaremos.

Destino inevitable

Entonces me parece extraño que casi no lo hablemos, y que prácticamente no hagamos nada para prepararnos ante este inevitable destino de nuestra existencia física, porque más allá de nuestra creencia en una vida eterna, reencarnaciones, karma o algún tipo de proceso en el que nuestra esencia siga viva, nuestra existencia como seres humanos nos lleva a aferrarnos incansablemente a la vida.

Buscamos de todas formas evitar a la muerte.

Sin embargo, un artículo sobre un reciente estudio de la Universidad de Missouri en una rama de la psicología que busca conocer cómo reaccionan y se adaptan las personas ante el miedo a la mortalidad, encontró que pensar y tener en el subconsciente la idea de la muerte, es beneficio para el comportamiento social de las personas y saludable en la toma de decisiones para entregar prioridades a nuestros actos día a día, en contraste con lo que los primeros estudios no integrativos decían años atrás.

Así como podríamos decir que como seres humanos estamos programados para aferrarnos a la vida, también lo estamos para ayudarnos, ser sociales y compartir, mal que mal, así es como hemos llegado a vivir en familias y sociedades.

Para mí esto hace mucho sentido, pero la pregunta que me viene a la cabeza entonces es por qué esperar hasta saber que tenemos los días contados. ¿Por qué solo buscar poner en orden nuestras prioridades cuando sabemos el límite de nuestra existencia física y nuestra consciencia actual? ¿Por qué no comenzar a darle prioridad a las cosas que realmente sentimos que son importantes ahora?

Comprendo el miedo a siquiera pensar que podemos dejar este mundo, y todo lo que eso podría conllevar para nuestros seres queridos, pero lo que yo he logrado comprender es que la muerte es un camino propio, único y personal. Un viaje que debemos aprender a enfrentar solos con nuestro interior y nuestras creencias.

Fuente: guioteca.com

Por qué es importante sentir que vamos a morir y no sólo saber que vamos a morir.

La conciencia de la muerte como camino hacia una vida espiritual llena de significado.

https://niblognibloga.files.wordpress.com/2014/02/camino-hacia-el-sol.jpg

En esta pequeña entrevista en un centro comercial, el psiquiatra Claudio Naranjo nos introduce a lo trascendental en lo cotidiano. Naranjo señala claramente que la muerte, pensar sobre la muerte es el principio de una vida reflexiva que accede al significado y posiblemente a la espiritualidad; es de hecho la forma universal, a la que todos tenemos acceso, para acercarnos a la espiritualidad.

El primer y más básico acto de conciencia que distingue al ser humano es notar que “vamos a morir y todas las personas que conocemos van a morir”. Esto parece muy sencillo pero es sumamente significativo, y si no nos lo parece es porque realmente no lo hemos asimilado. “Lo sabemos sólo intelectualmente, no emocionalmente”, dice Naranjo. La clave, entones, yace en sentir la muerte, por más horror y contrasentido que esto nos parezca.

Explica Naranjo:

Si sintiéramos que nos vamos a morir seríamos mejores personas, no seríamos tan narcisistas, si sintiéramos que nos vamos a morir aprovecharíamos mejor el tiempo… nos dedicaríamos más a buscar aquello que no es mera supervivencia y comodidad o dinero… o estatus…  las cosas más profundas de la vida las buscaríamos más si supiéramos que la vida es un recurso escaso, que lo es.

El terapeuta y médico chileno dice que  el hecho de no sentir la muerte “es un paradigma de la represión, de la inconciencia” en la que estamos sumidos. “Mientras menos esté una persona en sintonía con sus potencialidades y con su destino, mientras menos esté viviendo para el bien de su alma y de los demás, más traumática la conciencia de la muerte”.

Cotejemos la meditación sobre la muerte con nuestra vida común y corriente viviendo para entretenernos o pasar el rato indolentemente: “pensar en la muerte nos libera de la fantasía, de las cosas triviales, de los chismes”, nos hace trascender el entretenimiento banal, “nos permite llegar a nosotros mismos, atravesar una antesala de horror al vacío”.

Naranjo menciona que Gurdjieff, “el Sócrates ruso” (o armenio), decía que “se nos ha implantado un órgano especial para adormecer en nosotros la conciencia de la muerte… de la misma forma que nosotros alimentamos corderos o cerdos para engordarlos y comérnoslos, así la naturaleza también nos engorda”.

De hecho la conciencia de la muerte  y de este esquema de una vida sin sentido, que es una marcha al matadero sin conciencia de lo que ocurre, constituye un rasgo definitivo de un grado superior de humanidad espiritual.

“En las tradiciones espirituales, la conciencia empieza por la conciencia de la muerte o que todo es transitorio, evanescente, impermanente”.

Así se conecta Gurdjieff con el Buda (quien enseñó anicca, la impermanencia de todas las cosas) y Sócrates, quien dijo que la filosofía es esencialmente un entrenamiento para la muerte, esto es, llevar una vida filosófica para que la muerte sea un acto de conciencia en el que el alma sea capaz de recordar y recobrar su propia naturaleza divina.

Por último Naranjo habla sobre Heidegger, el filósofo alemán para quien “El ser es ser hacia la muerte”, y quien nos enseña que “si queremos despertar y ser auténticos debemos conectarnos con esa realidad”. La meditación sobre el ser es una meditación sobre la muerte, la inescapable frontera que da sentido a nuestra vida y hacia la cual debemos dirigir nuestra conciencia, como un río a un mar.

 

Fuente: pijamasurf.com